jueves, 3 de enero de 2013

Las aguas termales de Mamiña.

[caption id="attachment_494" align="alignleft" width="250" caption="Termas de Mamiña"]Termas de Mamiña[/caption]

Existen vacaciones donde no todo es ver monumentos, museos, edificios emblemáticos y estar desde la mañana a la noche de un lado para otro sin parar. Como decimos, está la alternativa del descanso y el relax, tomarse unos días para desconectar del mundo y olvidarse de problemas y preocupaciones y a ser posible cuidando el cuerpo.

Si optas por este tipo de vacaciones, te recomendamos que visites un lugar único en Chile; se trata de Mamiña. A poco más de 120 kilómetros de Iquique y a unos 70 kilómetros del pueblo de Pozo Almonte, dirección este, se encuentra sobre una altitud de 2700 metros este pueblo.

El nombre viene de una antigua leyenda que cuenta que una princesa inca logró superar su ceguera gracias a las aguas de Mamiña, y por eso significa "la niña de mis ojos". La fama de las aguas termales de este lugar traspasa fronteras.

En este lugar hay grupos de fuentes termales, de las que surgen aguas a gran temperatura. De entre ellas destacan las fuentes de Ipla y Tambo, sus aguas alcanzan desde los 45°C a los 57°C. Estas aguas son recomendadas para problemas respiratorios, reumatismo, enfermedades de la piel y las articulaciones y las de origen neurológico.

 Si se quiere disfrutar de un tratamiento a base de barro, los mejores se encuentran en los Baños Chinos, con gran concentración de sodio y yodo, muy beneficiosos para la piel.

Pasar unos días en Mamiña es apto para todos los bolsillos, pues hay una diversidad de hoteles y restaurantes, donde alojarse y degustar los platos típicos de la zona. El pueblo se caracteriza por sus construcciones realizadas en piedra y sus típicos tejados de paja.

 Los atardeceres son un gran espectáculo que conquista a los turistas, que cámara de fotos en mano, se acercan a contemplarlos cada día.

Puede encontrar alojamientos baratos en Mamiña en este enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario