martes, 15 de enero de 2013

Izamal, Rocío del Cielo.

[caption id="attachment_527" align="alignleft" width="300" caption="La Gran Pirámide."]La Gran Pirámide.[/caption]

Su nombre maya ya nos indica su situación aproximada. Localizada en la península del Yucatán, en el Golfo de México, cinco pirámides mayas la convierten en uno de los lugares que visitar para comprender esta antigua cultura. Pero además de la época prehispánica, en la ciudad se puede encontrar la huella del pasado colonial del país y del México contemporáneo.

Durante la época maya, Izamal fue una ciudad con una gran importancia, tanto a nivel político como religioso y económico, como queda demostrado por el tamaño de sus edificios. También desarrolló un estilo constructivo propio, como se puede apreciar en la pirámide de Kinich Kakmó, la más grande de ellas, un edificio de diez niveles en el que se adoraba al dios solar. El lugar fue un centro de peregrinaje en el que se veneraba al sacerdote patriarca del pueblo Itzá, Itzamná, que significa Rocío del Cielo.

Nuevas excavaciones arqueológicas han dado como resultado el descubrimiento de edificios que se pueden visitar, como Habuc y Tuul. Pero cuando llegaron los españoles durante la conquista, la ciudad ya estaba casi deshabitada, y éstos aprovecharon las ruinas mayas para construir su nueva ciudad. Levantaron el convento San Antonio de Padua, un centro franciscano, sobre una de las pirámides mayas.

Este convento tiene un atrio cerrado por 75 arcos y es el segundo más grande del mundo, después de la Plaza de San Pedro del Vaticano.  También se construyeron casas coloniales y haciendas, que siguen en pie hoy en día y muchas se han reconvertido en establecimientos hoteleros.

El característico color ocre de la ciudad, denominado amarillo mexicano, se debe a la visita del papa Juan Pablo II, en 1993, con motivo de coronal la imagen de la virgen de Izamal. Para esta visita, los edificios se pintaron de ese color, y se ha quedado como símbolo de la ciudad.

Puede encontrar alojamientos baratos en Izamal en este enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario